martes, 25 de junio de 2013

El Lazarillo de Twitter, o la penosa apología del pillaje en España.

Resulta triste navegar por la Red y encontrar otra noticia que da a entender que el pillaje es objeto de culto en este país. La noticia en cuestión, difundida por el renombrado escritor Carlos Sisí (autor de la saga de "Los Caminantes" y Premio Minotauro por la obra Panteón) podría ser resumida así:

"Un lector que quería disfrutar de la mencionada novela de Carlos Sisí (Panteón) busca por Internet la forma de descargarla gratuitamente y tiene éxito..."

No voy a entrar en polémica sobre el pirateo, tema sobre el cual podréis encontrar a lectores o autores más versados que yo. Lo que resulta triste, y quiero repetir esta palabra por tercera vez y en mayúsculas, TRISTE, es que la noticia continua con un final apoteósico:

"... no contento con su hazaña, el lector manda al autor una foto de la descarga ilegal a través de Twitter así como la constatación verbal de su intención y éxito en la empresa de lograr piratear su novela".

El pie varo, de José de Ribera.
Cuando se escribió el Lazarillo de Tormes, obra anónima (confío en que captéis la ironía), se hizo una clara intención moralizante y pesimista. La idea era reflejar de manera ligera el falso sentido del honor de algunos y la hipocresía de otros. No obstante, parecemos empeñados en creer que esta figura, el Lazarillo, el pillo, el pícaro, es digna de elogio por su "sagacidad". Por su afilado uso del intelecto a la hora de sobrevivir en una España marcada no solo por la pobreza económica, sino por una pobreza de valores.

Noticias como esta te llevan a preguntarte: ¿está ahí el origen del problema? En una profunda carencia de valores como pueblo. Hace tiempo que me asusta preguntar a los niños de hoy día acerca de lo que quieren ser de mayores. Muchas veces me topé con la siguiente respuesta: 

"Quiero ser rico" (confesaba rápidamente el niño o la niña en cuestión). Pero, ¿cómo?, es lo que les preguntaba yo a continuación. El silencio dubitativo que seguía a esa segunda pregunta era más pavoroso que cualquier historia de terror que podáis concebir.

Si solo tenemos en mente el fin, pero no el medio, antes o después acabaremos justificando nuestros actos a través de la popular frase de Maquiavelo "El fin justifica los medios". Personalmente, el razonamiento de que las personas deben estar por encima de la ética y la moral para conseguir sus objetivos es algo que me parece repugnante. Maquiavelo lo justificaba mediante la doctrina del Bien Superior, y es así como muchas personas se sienten orgullosas de hazañas tan miopes como esta: creyendo que su picaresca contribuye a la lucha contra el monopolio de gigantes comerciales del mundo editorial.

A estas personas les ruego que no olviden que la doctrina del Bien Superior viene siempre acompañada de la exigencia de un "mal menor". Y la acumulación  de muchos "males menores" siempre conduce a la creación de un Mal Superior.

Desde aquí, todo mi apoyo y mi admiración para el autor Carlos Sisí por denunciar esta triste hazaÑa (ojo nuevamente con el uso de la mayúscula).

Cada pequeño gesto cuenta,
Braceli.



No hay comentarios:

Publicar un comentario