viernes, 28 de junio de 2013

¡Viaje inexplorado a la mente del autor! (en Planetas Prohibidos)

Recién salida del horno la entrevista sobre Orpheus y sobre como "funciona" la mente del autor.  Enlace directo: AQUÍ

Procesos mentales de alta potencia

Una vez, mi más sincero agradecimiento para Javier Arnau y para la revista Planetas Prohibidos por mantenernos al tanto de lo que se cuece en el universo de la fantasía y la ciencia ficción.

http://planetasprohibidos.blogspot.com/

Feliz fin de semana a todos,
Braceli


jueves, 27 de junio de 2013

Creadores sin credo, o quién más tiene menos hace.

Que el tema del plagio es algo feo no lo discute nadie. Pero cuando se produce hacia abajo, de grandes compañías hacia otros artistas, profesionales y usuarios, se convierte en algo horrendo. Algo que roza los límites del abuso.

Ahora le ha tocado a la web "La espada en la tinta", un portal de información sobre todo lo relativo al mundo de la fantasía y la ciencia ficción en sus diferentes formatos. Y el supuesto abusón (desconozco la autoría de la persona en concreto) no es otro que el gigante FNAC.

Personalmente, el tema me toca la moral por dos razones. La primera: porque conozco el esfuerzo y la dedicación de los responsables de La espada en la tinta. Y la segunda: porque la noticia se refiere al cómic de Johan y Pirluit, de Peyo. Tenía un cómic de estos dos personajes cuando era niño, pero lo perdí en una mudanza, y llevaba años tratando de recordar el nombre. Fue gracias a esta web que pude volver a reencontrarme con ellos para poder buscarles. Otra de las razones por las que merecen mi agradecimiento y admiración por su labor.

Aquí tenéis los enlaces a las dos webs con el mismo texto:

El artículo original:  La espada en la tinta.

El supuesto plagio (decidid por vosotros, yo ya lo hice): FNAC.

Y la imagen para que no se pierda:


Mucho más reciente ha sido el caso del dibujante Nekro, cuyo arte fue "aprovechado" por un grupo de música que respondió así tras la solicitud por parte del mismo autor de que no hiciesen un uso indebido de su trabajo:

La imagen es pequeña, pero puede leerse en el muro de Facebook del artista.

La madurez de la contestación es innegable (modo ironía activado). El Chavo del 8 la habría resumido a la perfección con una de sus frases estrella: "al cabo que ni quería". Todo ello sin contar que estos señores parecen creer que nada en Internet es seguro y que todo es gratuito para ser cogido. Que la WWW (World Wide Web) es ahora la FFW (Far Far West).

Y hace relativamente poco tiempo que concluyó la popular saga de videojuegos Mass Effect. Y no, no voy a referirme al tema del final del juego, muy criticado por los usuarios, ni a la posibilidad de jugar diferentes finales según las decisiones que tomásemos en la historia. Quienes jugaron la saga conocen el personaje de Tali (Tali'Zorah nar Rayya) uno de los más atractivos y queridos por los jugadores. 


 (ALERTA SPOILER). Como se puede apreciar en la imagen, este personaje lleva máscara. Siendo su rostro uno de los secretos más jugosos y mejor guardados hasta el tercer episodio de la saga. Pues bien, ¿no merecían los jugadores algo jodidamente épico? Cuanto menos, ¿algo correcto? El gigante Bioware debió creer que no.

Atención al texto en inglés: la imagen era "royalty free" (gratis) en
una banco de imágenes

Unos pocos brillos, una mano mal recortada y para qué decir más. Conozco a muchos ilustradores patrios que podrían habrían dado la talla y ofrecer a los usuarios algo francamente memorable. Pero no...

Cuando se trata de compañías que embolsan sumas millonarias, uno tiende a preguntarse en qué consideración nos tienen como usuarios o clientes. Y no, no soy de los que creen que por pagar tenemos derecho a todo. El cliente no siempre tiene la razón, pero ¿no merece un mínimo esfuerzo? ¿Un poco de dedicación? ¿Y los profesionales que trabajan, trasnochan y disfrutan generando arte y contenidos? 

¿Qué creéis vosotros?
Braceli.


martes, 25 de junio de 2013

El Lazarillo de Twitter, o la penosa apología del pillaje en España.

Resulta triste navegar por la Red y encontrar otra noticia que da a entender que el pillaje es objeto de culto en este país. La noticia en cuestión, difundida por el renombrado escritor Carlos Sisí (autor de la saga de "Los Caminantes" y Premio Minotauro por la obra Panteón) podría ser resumida así:

"Un lector que quería disfrutar de la mencionada novela de Carlos Sisí (Panteón) busca por Internet la forma de descargarla gratuitamente y tiene éxito..."

No voy a entrar en polémica sobre el pirateo, tema sobre el cual podréis encontrar a lectores o autores más versados que yo. Lo que resulta triste, y quiero repetir esta palabra por tercera vez y en mayúsculas, TRISTE, es que la noticia continua con un final apoteósico:

"... no contento con su hazaña, el lector manda al autor una foto de la descarga ilegal a través de Twitter así como la constatación verbal de su intención y éxito en la empresa de lograr piratear su novela".

El pie varo, de José de Ribera.
Cuando se escribió el Lazarillo de Tormes, obra anónima (confío en que captéis la ironía), se hizo una clara intención moralizante y pesimista. La idea era reflejar de manera ligera el falso sentido del honor de algunos y la hipocresía de otros. No obstante, parecemos empeñados en creer que esta figura, el Lazarillo, el pillo, el pícaro, es digna de elogio por su "sagacidad". Por su afilado uso del intelecto a la hora de sobrevivir en una España marcada no solo por la pobreza económica, sino por una pobreza de valores.

Noticias como esta te llevan a preguntarte: ¿está ahí el origen del problema? En una profunda carencia de valores como pueblo. Hace tiempo que me asusta preguntar a los niños de hoy día acerca de lo que quieren ser de mayores. Muchas veces me topé con la siguiente respuesta: 

"Quiero ser rico" (confesaba rápidamente el niño o la niña en cuestión). Pero, ¿cómo?, es lo que les preguntaba yo a continuación. El silencio dubitativo que seguía a esa segunda pregunta era más pavoroso que cualquier historia de terror que podáis concebir.

Si solo tenemos en mente el fin, pero no el medio, antes o después acabaremos justificando nuestros actos a través de la popular frase de Maquiavelo "El fin justifica los medios". Personalmente, el razonamiento de que las personas deben estar por encima de la ética y la moral para conseguir sus objetivos es algo que me parece repugnante. Maquiavelo lo justificaba mediante la doctrina del Bien Superior, y es así como muchas personas se sienten orgullosas de hazañas tan miopes como esta: creyendo que su picaresca contribuye a la lucha contra el monopolio de gigantes comerciales del mundo editorial.

A estas personas les ruego que no olviden que la doctrina del Bien Superior viene siempre acompañada de la exigencia de un "mal menor". Y la acumulación  de muchos "males menores" siempre conduce a la creación de un Mal Superior.

Desde aquí, todo mi apoyo y mi admiración para el autor Carlos Sisí por denunciar esta triste hazaÑa (ojo nuevamente con el uso de la mayúscula).

Cada pequeño gesto cuenta,
Braceli.



domingo, 23 de junio de 2013

Ir a ver una película de ficción con prejuicios, o como envenenar con cianuro sarcástico al niño que hay en tu interior.

Cuando voy al cine a ver una historia de fantasía o ficción lo hago intención de disfrutar. A todos aquellos que no lo hacen, quiero animarles a que cambien su actitud por otra más positiva que les reportará muchas alegrías a lo largo de la vida.

El nivel de tolerancia es un factor que se describe en muchos aspectos de la vida a nivel físico o emocional. En las drogas suele tener que ver con el hecho de que los adictos necesiten tomar dosis cada vez más altas para sentir el subidón.

A través de testimonios de pederastas se ha sabido que otra clase de exceso, el del visionado de contenidos pornográficos, provoca que el nivel de tolerancia en lo que a la excitación se refiere también resulte dañado. Describía un pedófilo en un documental que: empezó viendo videos de mujeres adultas, luego mujeres jóvenes, luego chicas que se hacían pasar por menores, y así hasta seguir hundiéndose en los límites de una práctica monstruosa y enfermiza. Cada vez, aseguraba este hombre con arrepentimiento, necesitaba una dosis más alta (o más baja, como queráis verlo) para sentirse excitado.

De la misma manera, os aconsejo encarecidamente que no vayáis a ver una película de fantasía o ficción con prejuicios. La capacidad para sentirse maravillado con los diferentes aspectos de la vida es algo que vamos perdiendo a medida que nos hacemos adultos.

No aceleréis el proceso: 
  • Sentado a vuestro niño interior en un sillón de cuero rojo.
  • Poniéndole una copa de coñac en la mano.
  • Vistiéndole con un batín de "marqueso" (homenaje a Gomaespuma)
  • Y obligándole a fruncir el ceño con aire cínico.
Personalmente, cada vez que voy al cine me gusta dejar que el niño que hay mí:
  • Salte por los asientos y estire las piernas.
  • Agite una espada de madera sobre su cabeza.
  • Se vista con una capa roja.
  • Y sonría enseñando su dentadura mellada cada vez rie a carcajadas.
Si aun así persistís, llegará el día que busquéis en vuestro corazón la capacidad de maravillaros y descubráis que ese niño tiene:
  • Las rodillas artríticas.
  • Cirrosis emocional.
  • Y una arruga en la frente imborrable de tanto fruncir el ceño.
Apreciad cada minuto metraje en la vida de ese niño. El día que se vaya de casa, convertido en un adolescente malhumorado y escéptico, no preguntéis quién o qué le convirtió en lo que es ahora. La respuesta, en todo momento, estaba en vuestro interior. Pero allí no quedará nadie.


miércoles, 19 de junio de 2013

Entrevista en "Planetas Prohibidos"

¡Buenos días a todos!

La popular revista Planetas Prohibidos entrevista a los autores de Kelonia Editorial en el próximo número que publican.

Cabecera de la web de la revista Planetas Pribidos

Solo tengo palabras de agradecimiento para todo el equipo de la revista, especialmente para Javier Arnau (a quien pude conocer durante durante la Feria del Libro de Valencia), por abrirnos un hueco a mi y a mis hermanos de tinta como Alberto Morán Roa (El Rey Trasgo), Laura S. B. (El Letargo del Pájaro de Fuego) Sergio R. Alarte (Butterfly) Carlos Martí (En el Jardín del Edén) y Juan Torregrosa (Ocaso en Shanghai) en la próxima entrega de su universo de dedicación y constante seguimiento de las órbitas de la literatura, el cine y el comic y la ilustración.


Representación de como se sienten los humildes y solitarios escritores
cuando se les dan votos de confianza como este. 

Un caluroso (que no por veraniego) saludo,
Braceli

lunes, 17 de junio de 2013

Dos nuevas reseñas!

En esta ocasión, tengo que agradecer las magníficas palabras que le dedican a Orpheus en La Luz de Léoen y en Puesto de Lectura.

Muchísimas gracias a Laura S. B. y a Daniel G. Castro por infundirme ánimos a continuar trabajando en el mundo de Orpheus. Sus palabras me han dado el el último empujón para acometer la siguiente novela corta inspirada en este universo:

Pista sobre el mito de la siguiente novela corta. Y digo pista, porque no creaís
que es tan obvio como puede parecer a simple vista ;)

Braceli